El 75% de las personas invidentes en Europa están fuera del mercado laboral.