El reto de esta quinta dimensión del liderazgo empresarial solo puede consumarse a través de una operación holística que garantice la supervivencia y la evolución corporativa.