El turismo era uno de los sectores más dinámicos de la economía costarricense, generando 8% del PIB antes de la pandemia.