La mano de obra femenina costarricense es muy importante y de muy buena calidad de hecho yo tuve en mi taller un mujer que lo hacia todo y laboro por 28 años era mi bastión en todo el proceso de la fabricacion de resistencias electricas, están dotadas de muchas cualidades que a nosotros los hombres no hacen mucha falta pero Dios las Hizo así.