La principal característica clave del dinero digital es que el anonimato hace que sea seguro y resistente a la censura de gobiernos y grandes empresas. Sin embargo, esto lo convierte en una herramienta ideal para que los ciberdelincuentes realicen ataques de ransomware.