Se dice que el 80% de las decisiones de compra son emocionales, algunos inclusive argumentan que este porcentaje podría ser aún mayor.