Todo individuo piensa, siente y actúa. Equilibrar estas tres dimensiones es clave para lograr un impacto positivo.